Mal dia para buscar

29 de diciembre de 2010

La muerte del SMS


Existen modas que nos completan, que nos llegan y que nos desaparecen, como un artista fugaz, una hombrera exagerada, las medias con agujeros y algunos tatuajes que pasaron de moda y nos convirtieron en viejunos cuando éramos los más cool al hacérnoslos.

La mayoría de nosotros no nos imaginábamos, en aquellos tiempos en los que los microondas ya no eran artículos de lujo, que pudieras mandar un texto corto a un amigo y que lo recibiera al instante.

Era como cuando nuestros padres se asustaban descubriendo que ese papel que se tragaba una enorma máquina llamada fax aparecía por arte dee magia a cientos de kilómetros de distancia. Una llamada era la confirmación de envío de mensaje. "Te llegó el fax?"

Después ese invento que nunca fue pensado para lo que después usamos que son los SMS tuvo su gran momento de gloria cuando aprendimos que mandarlo a través de un servidor sudafricano (no se si lo recordareis) era gratis.

Luego fue la manera de adivinar cuando ella encendía el teléfono porque teniamos la confirmación de lectura.


Y ese pitido que nos hace sacar el movil debajo de la mesa entre el primer y el segundo plato fue perdiendo fulgor.

Se lo comieron los cambios de estado del facebook, los twits ocurrentes y las wifi gratuitas en muchos restaurantes.

Así que se estima que el uso de esos sms navideños caerá un 25% este año porque empezaremos a felicitarnos de manera unidireccional etiquetando fotos de arboles de navidad o mandando, en el mejor de los casos, algún mensaje personalizado que se quede en la bandeja de entrada de algún correo.

Porque mataremos a los sms pero desafortunadamente es buscar un sustitutivo cómodo, unidireccional y que nos haga sentir en paz con los compromisos que no queremos que duren más allá de un click.


Dentro de unos años quedar para tomar algo, sentirte reconfortado con un amigo y sincerarte sin miedo a que te den la paliza con los problemas de otros será considerado como las comidas que tardan más de 15 minutos en hacerse: un recuerdo del pasado, pero un recuerdo Vintage.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Por mi encantada de la desaparicion de los sms, mejor una llamada por corta que sea, eso siempre.

ilu dijo...

Si que es cierto que este año he mandado menos sms que años anteriores. Simplemente me cansé de mandarlos a quien no contestaba o siempre esperaba a recibir el mio para hacerlo.

Feliz Navidad...

iparra dijo...

jo, y qué hago yo, que de ttiter y de esas cosas no sé nada...

JigKorova dijo...

Como todo, una herramienta más que va quedándose atrás por su falta de versatilidad. No se trata de sustituir los abrazos por mensajes, ya sean de móvil, de alguna red social o lo que sea, si no de llegar con facilidad a toda esa gente a la que, tras abrazarte con los tuyos, no llegas con facilidad. Para mi gusto, que las tecnologías nos lleven allá donde no llegamos de forma natural (o analógica... je) es genial. Siempre habrá quien haga un uso u otro de estos recursos, pero en ningún caso estará mal, será una simple elección de cómo se quiere relacionar uno con su gente. Por eso, repito, me parece genial que hubieran SMS y que caigan bajo el aplastante peso de Facebook, Tuenti y/o Twitter al quedarse atrás en el juego de la modernidad, la facilidad de uso y la accesibilidad.

Es verdad que el mundo va más rápido ahora, pero son gajes del oficio... del oficio de estar vivos, tener curiosidad e inventar cosas y cosas...

Gracias por el artículo.

Saludos y felices fiestas.