Mal dia para buscar

16 de octubre de 2021

Julio de la Rosa ( 5+1) y el Apego.

Una de mis debilidades, Julio de la Rosa, ha publicado un JODIDAMENTE PRECIOSO DISCO dedicado a su hija. De obligada escucha, los 49 minutos. Y es así porque te va cogiendo y rodeando, como un vapor, hasta que se te cae, justo al final, una lagrimilla amable con ese "tu, mi amor, sin darte cuenta vuelas".

Porque Julio es un hombre de vaivenes musicales que cuando acierta, me retuerce. Entre Bandas Sonoras, hace sus discos.

Asi que se merece un grandes éxitos desde "El hombre burbuja" hasta hoy. En 5+1 videos.



 

 

 



Pero, por supuesto, si tienes 49 minutos, pulsa arriba en lo del "disco jodidamente precioso". Y deja que te entre hasta los pulmones.

7 de septiembre de 2021

Víctimas todos

Una vez un jubilado cojo cruzó por donde no debía. Sin mirar y con el bastón. Un ciclista casi le atropella. -!Que soy jubilado!- le gritó como si esa situación fuera un excluyente a su imprudencia. Mientras pedaleaba moviendo la cabeza por el accidente salvado, sin casco, el ciclista se saltó un semáforo porque, joder, es un ciclista en la selva de los coches. Así que casi se choca con una  chica en patinete que le gritó "!tengo prioridad!" , y siguió pensando que los tipos en bici parece que se pasan las normas por el forro de sus piñones traseros mientras atajaba por una acera. En ella, antes que el dueño tuviera tiempo a recogerlo, derrapó con una mierda de perro fresca. "Sujeta a tu puto perro, cerdo" respondió al dueño cuando se le acercó para ver si estaba bien, aunque sólo había sido un susto. "No me toques, que soy mujer"- le dijo mientras le separaba de un empujón- "machista de mierda". El tipo, atónito, prefirió apartarse con la mierda de su perro ya tirada en una papelera. El perro, que estaba sin correa, cruzó la calle y un motorista, que zigzageaba entre los coches, tuvo que frenar violentamente. "Joder"- dijo el dueño del perro- "hay que mirar. Es un animal. podría ser un niño". Al quitarse el casco para entrar en la discusión, el motorista, negro de piel, le espetó que "los blancos os creéis que vuestras mascotas son mas importantes que nosotros". Se puso el casco y aceleró de golpe, adelantando por la derecha pero un coche le cortó el pasó parando en doble fila porque le venía bien. "Mueve ese coche, maricón"- gritó levantando los brazos en reprobación. El coche paró y de él salió un tipo enfadadísimo ya que le estaban juzgando por su inclinación sexual en vez por su desprecio a las zonas de aparcamiento.

Así que esa noche un jubilado se sintió discriminado por ser jubilado. Un ciclista por ir en bici. Una mujer por ser mujer. Un dueño de mascotas por los que no quieren a los animales. Un negro por ser negro y un gay por querer a las personas del mismo sexo.

Y nadie dejó de cruzar mal, saltarse los semáforos, ir por la acera, soltar al perro, conducir entre los coches o parar donde le salga del orto.

Porque todos eran víctimas.

Pd: y si alguno estuviera muy gordo, sería gordofobia.


26 de agosto de 2021

50


 De DAME CUERDA:


Los adolescentes y personas inconclusas compran flores y corazones rojos carmesí, cajas de bombones y adornos en los mismos lugares en los que arrasaban con el espumillón para sus árboles navideños y caretas absurdas de un Halloween que no entienden.

Viven la misma emoción que en una fiesta rave de Ibiza, una mala boda con polvo por borrachera o los próximos carnavales grotescos.

Ponen melosas sandeces en sus muros que hablan de amor con la misma intensidad con la que se revuelcan, otras veces, en bondades rellenas de postureo.

Revuelven gástricamente el cariño hasta llegar al vómito de la incontinencia, y no soy capaz de ver que eso sea su refugio.

Nadie dijo que tuviera que ser de verdad, y cada uno se resguarda dónde quiere

4 de agosto de 2021

Anticipo book 3.

Cuando me pongo predicador en el libro nuevo, pienso: esto es más del blog, donde ya saben que soy insufrible. Afortunadamente, más o menos por el 25% del libro, es la primera vez que me visto de pastor de ovejas descarriadas. Prometo que no sucederá demasiadas veces pero acepto, mi amor, que no es la primera vez que me pasa.

Del libro nuevo:

(la foto la he hecho esta mañana en una pared camino del trabajo)


Cuando Iñaki sale de casa de Marta, porque se ha buscado excusas para no quedarse a dormir, esquiva restos humeantes de alguna barricada que alguna patrulla de limpieza se afana en retirar. Espera, con inquietud, que su coche no esté dañado. Probablemente – piensa- el seguro no cubre actos de violencia callejera. Porque una cosa es que se hagan las reivindicaciones que uno quiera pero, joder, que no me toquen el coche. La revolución está bien siempre y cuando lo que arda no sea lo tuyo.

En la radio ya han empezado con los monográficos. 

Existen conversaciones y debates que no terminan nunca, solamente se quedan congelados en el tiempo hasta que llega el momento de retomarlos. Cuando, en 2010, Eta se carga a sus espaldas a su última víctima, la número 864, existía una idea bastante diferente la que se puede interpretar en este mundo que se reinventa cada cinco años. El tiempo y la distancia, como las canciones, dan perspectiva. Las perspectivas, como los trampantojos, pueden ser engañosas. El cerebro y la memoria histórica tiende a reinterpretar amigablemente momentos que quizá no fueron tan malos, tan salvajes o tan cinematográficos. Esa necesidad de convertir todo en una serie por capítulos contada con la simplificación que dan los buenos y los malos hace que se nos olviden los grises de los que dispone la verdad. 

Desafortunadamente la verdad es siempre menos emocionante y para llevar la verdad hasta donde nos interese solamente hay que hacer silogismos. El silogismo más maravilloso de la historia es el que dice que El amor es ciego, Steve Wonder es ciego y Dios es amor. Por lo tanto Steve Wonder es Dios. Se refiere, por supuesto, a la primera época de Steve Wonder.

Haciendo ese mismo ejercicio podemos llegar a la conclusión que queramos. Fascismo se define en la Wikipedia como un gobierno totalitario de extrema derecha. Para no ser fascista solamente hay que identificarse con la izquierda. Siempre podemos ir al otro extremo, supuestamente el comunismo, y citar a Stalin con esa referencia histórica en la que dejó morir a su propio hijo casi de la manera tan dramática en la que morían unos cuantos millones de rusos bajo su mando. ETA se definió, en 1962, como una organización que rechazaba expresamente el fascismo y el comunismo. Si no eres malo o muy malo, tienes que ser de los buenos. Por eso mismo, ya que los curas daban demasiadas collejas en el colegio y tenían mucho dinero, se definió como aconfesional. Sin embargo ETA, al igual que el fascismo, exactamente de la misma forma que el comunismo más radical, se define como ultranacionalista y ha tenido, históricamente, la fea costumbre de pegar un tiro en la cabeza a quien no “pensaba bien”, que viene a ser lo mismo que ajusticiar a los infieles. Quizá las cunetas de unos eran las bombas lapas de los otros. Quien sabe, siempre se puede hablar de los pantanos. O de Belviche. O de Antonio Machado. O Ernest Lluch. O Yákov Dzhugashvili, al que su padre no quiso intercambiar por un mariscal porque era un simple soldado del ejército soviético. 

Curiosamente todos dejan en la memoria de los huérfanos el mismo dolor pero los opinadores de la historia, los profetas que se disfrazan de políticos y los que se ponen los trajes de cuñados necesitan que no sean solamente bandas de asesinos autoritarios porque, en ese caso, no hay debate. A ver si vamos en poner en duda que tenemos satélites gracias al esfuerzo de Hitler. Sin él no tendríamos Instagram. A ver si no nos vamos a vanagloriar de mantener ese idioma tan ancestral llamado euskera (que es el responsable que izquierda se diga como se dice ya que viene de “ezkerra”). A ver si nos vamos a ser superados por el capitalismo y nos vamos a quedar sin la propiedad común de los medios de producción, con lo que eso hace para estratificar las clases y hacer al hombre aún más esclavo de los malísimos burgueses. 

Todo consiste en asociar a nuestro defendido con valores virtuosos. Que sea ecologista, antirracista, feminista, antiespecista, demócrata, sonriente, haga videos de tiktok con gracia y sea un buen jugador de mus. Ahí está el truco. 

Los conquistadores españoles traían oro y comidas exóticas. Eso es bueno. Se acostaban con felices y alegres sudamericanas a las que mataban con enfermedades infecciosas. Eso es malo. Ya sabemos que en 1492 la liberación de la mujer estaba poco desarrollada y no había asociaciones feministas en Machu Pichu. Luego pusieron un kiosko de información morado al lado de la piedra de los sacrificios humanos. ¿Entonces eran buenos o malos?. Coge el lado que te venga bien. Con los curas puedes hacer lo mismo. Con tu primo también. Un día, borracho, se meó en la pila bautismal del pueblo. Otro día se lanzó al rio y salvo a Jorgito, el hijo de Maruja, de morir ahogado.

3 de agosto de 2021

Devoción por los niños.

Cada vez oigo a más personas afirmar que estamos empezando a vivir en un mundo dirigido por mediocres que tienen la percepción de la realidad distorsionada. Que ese buenismo y esa admiración por las experiencias y el desarrollo interior, aparte de la excesiva atención por las victimizaciones extremas usadas como excusa perfecta para tapar la propia frustración, solo han creado un saco de mierda que ya huele.

Pues bien. Tengo la edad adecuada para afirmar que son vuestros hijos y que lo que iba a pasar ya nos lo dijeron en el 2008.

Sigo creyendo que una (solo una) bofetada lo hubiera solucionado.

Yo no soy mala- decía Jessica Rabbit- es que me han dibujado así.

28 de julio de 2021

The Pink Panther

 En 1969 se estrenó la Pantera Rosa. 

la primera temporada fue algo tan maravilloso como esto. ( 5h)


Holi, ¿Estas buscando curri?

A veces, procrastinando e intentando adivinar los procelosos caminos por los que va el mundo, entro en las ofertas de trabajo como quien se entretiene buscando en las esquelas a sus enemigos.

Pues bien, hoy me choqué de frente (linkedin, oferta de trabajo real) con esto:


"El rosa es nuestro color 🤩, utilizamos palabras como “holi” y “besis” y los memes son nuestra principal forma de expresión. Hablamos siempre en femenino. Nos encanta comer (especialmente pizza). 🍕 Vamos a 200km/hora y podemos cambiar de idea 20 veces en un solo minuto. Tenemos estilos distintos pero perseguimos los mismos objetivos. Nos encanta trabajar en equipo, los ataques de risa, las ideas locas y las cosas bonitas. 😁 Amamos los objetos personalizados, el diseño y las personas únicas.

La persona que queremos incorporar en nuestra crew cogerá el rol de Encargada de tienda; pieza imprescindible en nuestro equipo de retail y que se encargará de darle mucho mimo a todas nuestras clientas en tienda, haciéndoles sentir super especiales. ¡Porque así es como lo sentimos!"


¿Era una empresa de psicópatas? Pues no, es un fabricante de joyas con una plantilla nada despreciable que busca expandirse. Podríamos pensar, porque aparentemente su situación económica es buena, que simplemente es fruto de una imagen de marca buscada. Pero no. Su web es tan sosa y correcta como la de su competencia ( joyas para jóvenes). Entonces sólo puedo pensar que una trastornada ( siempre hablan en femenino) amante de las pseudociencias  ha sido la encarga de escribir algo en lo que solamente apetece ir a trabajar con una recortada. Tampoco me creo que cuando haya que lidiar con un proveedor que envíe un pedido incorrecto le digan: "Holi, te mando besis. Aquí en la crew nos estamos dando cuenta locamente que en vez de oro blanco super especial nos has mandado yeso. Lo hemos visto con mimo en el departamento de retail".

El buenismo es, ciertamente, una cosa muy mala. Y falsa. No es la primera vez que Google es acusada de esconder, tras los futbolines en los despachos y los columpios en el patio de la oficina, una explotación laboral encubierta. En las fábricas de Apple de china pusieron redes entre los edificios porque los operarios se tiraban. Amazon es reconocida por las campañas publicitarias que lavan su imagen mientras sus empleados denuncian ser despedidos por algoritmos o tener que mear en una botella. Hace años que descubrimos que la nueva economía tiene lo que criticábamos de la esclavitud pero lleva incorporados caramelos de fresa.

Y algunos emprendedores se han creído el mensaje de Musk, Jobs y Bezos pero no han sido capaces de leer más que las biografías autorizadas, en las que son los magos del amor que viven en la oficina de la piruleta repartiendo el dinero que aparece por arte de birlibirloque. No han leido que los tres, aparte de explotadores de nuevo cuño tienen fama de ser un tan ególatras e hijos de puta. Que te entreguen una camisa de Primark después de saludarte con un "Holi" no significa que no paguen dos dólares al mes a un niño bengalí descalzo que no va al colegio por hacerte los puños. Bueno, son joyas. A un niño congoleño descalzo también, que extrae mineral muy cerca del lago Victoria mientras esquiva las balas de los amiguis de Boko Haram

Pero hay una cosa que ni Darwin ni yo comprendemos. ¿Donde está la selección natural aplicada a la empresa en este caso?. ¿Por qué cojones alguien tan sumamente moñas sigue vivo y , lo que es peor, gana dinero siendo , literalmente, una niña de once años ?(siempre hablamos en femenino).

Es decir: ¿cuando dejó de ser más importante realizar eficientemente tu trabajo que el puto formalismo bienhechor de dibujos animados con flores y superconsejitos?

Obviamente en algunos casos la violencia física, o en su defecto el uso de armas de fuego e incluso explosivos, creo que debería de estar justificada.


Luego pienso que algo debemos de estar haciendo muy mal porque este tipo de actitudes siguen existiendo y crecen de forma exponencial sin que nos vayamos todos a la mierda. Bueno, yo llevo toda mi puta vida intentando ser serio en mi trabajo en vez de un retrasado y me aparecen ofertas para retrasados. Estaré demodé.

También es cierto que de alguna forma este tipo de sinsentidos resultan economicamente rentables. Di "Holi" y sé supercuqui. Luego ya, si eso, aplica el capitalismo salvaje que lo otro te salvará del infierno de las quiebras. Al fin y al cabo, la oferta va sin rango de salario ni solicitud de iq.

24 de julio de 2021

Cuidad de pobres corazones.

 En el 2008, un pianista reconocido como Fito Paez ( el Fito bueno) , pone sus huevos sobre el escenario y se marca esta versión con la eléctrica de "Ciudad de Pobres Corazones". Más sucio que Neil Young, más argentino que Maradona.

En esta puta ciudad todo se incendia y se va
Matan a pobres corazones
Matan a pobres corazones
En esta sucia ciudad no hay que seguir ni parar
Ciudad de locos corazones
Ciudad de locos corazones
No quiero salir a fumar, no quiero salir a la calle con vos
No quiero empezar a pensar quien puso la hierba en el viejo cajón
Buen dia lexotanil!, buen día señora, buen día doctor
Maldito sea tu amor, tu inmenso reino y tu ansiado dolor
¿Qué es lo que quieres de mi? ¿qué es lo que quieres saber?
No me veras arrodillado, no me veras arrodillado
!Dicen que ya no soy yo! que estoy mas loco que ayer
Y matan a pobres corazones, !matan a pobres corazones!
No quiero salir a fumar, no quiero salir a la calle con vos
No quiero empezar a pensar quien puso la merca en el viejo cajón
Buen dia lexotanil, buen dia señora!, buen dia doctor
Maldito sea tu amor, tu inmenso reino y tu ansiado dolor
En esta puta ciudad todo se incendia y se va
Matan a pobres corazones, matan a pobres corazones
!Matan a pobres corazones!


Si alguien tiene curiosidad por la versión original, es ésta.

16 de julio de 2021

Breve historia educacional.

-Déjale- decía una madre abnegada a otra mientras el niño se dedicaba a gritar y romper cosas a su alrededor -El pobre tiene un TDH, un TLP, una discontinuidad en su propia identidad y hay que tolerarle que se exprese-

Al otro lado el hijo de la segunda jugaba tranquilamente y se acercó por agua. La pidió con educación y su madre se la dió.

-Que suerte tienes, Pili- dijo la primera,

-Suerte no- le afirmó- El día que rompió la primera cosa de casa le di una bofetada y se quedó sin paga hasta que hubo lo suficiente para reponerlo.

Así que, asombrada, la primera madre salió del parque e interpuso una denuncia por maltrato infantil. Pili cumple condena.


Fin de la primera parte.


Durante esos años Gabriel, el hijo de Pili, estudiaba y se aplicaba en el internado con la idea marcada en ser un buen abogado que sacara a su madre de la cárcel. Es cierto que cuando los asistentes sociales le preguntaron si su madre le había dado una bofetada había respondido que si, pero. Lo que dijo después del pero no le importó a nadie. Ni a los asistentes, ni al juez, ni a la madre de Jonathan. En realidad se llamaba Jesus Maria pero se lo había cambiado. 

Jonathan fue un estudiante mediocre que denunció al profesor que le suspendía. "Me ha vejado"- dijo en el tribunal escolar que le pasó automáticamente de curso según despedía a dicho profesor. También es cierto que se marchó de casa a un chalet que ocupó con la excusa de que aquella era una propiedad de ricos de debía ser disfritada por el pueblo ( que casualmente era él mismo) y no por la especulación de los poderosos. Se le podía ver dando charlas emocionantes versadas en la discrminación positiva necesaria de los más débiles donde casualmente siempre estaba él ideológiocamente ubicado y por las que cobraba generosas cantidades, a ser posible sin factura, porque el esfuerzo y el trabajo "han de ser recompensados con un salario digno" y cuya valoración de la dignidad siempre se cotizaba a medias entre sus necesidades y él. TikToker, influencer, activista, muy activo en twitter y sobre todo "posturista", tenía la gran responsabilidad de la defensa de las desigualdades en un enfrentamiento con todo lo que supusiera ataque a la mujer, las identidades fuera de los convencionalismos, las religiones minoritarias, la carne roja, la riqueza o las compañías capitalistas. Se sentaba en el porche de su chalet , con una cerveza artesana, a abrir los pedidos de Amazon fotografiandolo todo con su iphone y postear en las plataformas tecnológicas las injusticias de los demás.

Un día recibió una citación:

"El letrado Gabriel Gonzalez le ha denunciado , y dicha denuncia ha sido considerada necesaria de trámite, por ser un GILIPOLLAS" Después había algún tipo de argumentaciones legales incomprensibles para alguien que, en su intimidad, sabía que leía con dificultad por su escasa formación académica. Bueno, Jonathan era un licenciado en políticas pero los cursos los superaba siempre "a su manera".

Además era mejor pensar que era una argucia de las cloacas del Estado pero acabar con él, faro que todo lo alumbra de la verdad y la dignidad. A veces iba con falda para expresar su solidaridad con el colectivo LGTBI. No muchas veces, porque le daba demasiado frio.

Llegaron a la cita de conciliación previa al juicio. Jonathan, en su consideración habitual de estar por encima de los demás debido a a su acumulación de victimismos, fue solamente por poner cara a la contraparte. Había hecho un streamin hasta la puerta y , al entrar, se encontró a Gabriel muy tranquilo, sosamente vestido y con una carpeta.

Gabriel se le acercó y le dijo: "podemos llegar a un acuerdo".

-¿Un acuerdo con el fascismo?. !Jamás!

Sobre la mesa, y explicado como si fuera un comic y para que fuera capaz de comprenderlo, Gabriel le había preparado un bonito listado de todas y cada una de las veces que Jonathan se había comportado como un gilipollas. "No creo que vaya a ganar el juicio"- le aseguró. "Pero lo que estoy seguro es que todas y cada una de las putas mentiras para tapar la mierda de tipejo que eres y que has ido haciendo desde el mismo dia en el que mi madre fue llevada a prisión van a estar sobre la mesa. Todas. Podran hacer una "story" cada dia. Van a pasar por el estrado todos los profesores a los que jodiste para aprobar, las parejas que destrozaste para echar algún polvo, los trabajos que cobraste sin trabajar, las bajas laborales falsas, las denuncias por acoso que no eran, las veces que apelaste a la diversidad sexual para justificar tu propio egoismo y , poco a poco, cada puto dia de tu vida. Pero lo podemos arreglar fácil"- Gabriel, que sabía que Jonathan no lo iba a entender sin una pausa dramática, terminó con un- "es la única forma que tienes de poder seguir con tu vida de mentira, niño del TLP y el TDH".

Unos días después , y sin publicidad alguna, los cargos se retiraron. Lo que menos le gusta a alguien público es que se haga pública su vida.

Gabriel y Pili viven tranquilamente en una casa en medio del monte en la Asturias olvidada y escarpada que acaba siempre en un acantilado cortado sobre el Cantábrico. Todos los meses reciben un ingreso generoso. Jonathan y su madre, que apareció en el juzgado desmintiendo una denuncia de varios años atrás y por la que debió de indemnizar generosamente a Pili,  tienen dada una orden al banco. A veces Jonny, como le llaman los íntimos seguidores de Internet, cuenta que ayuda a varias ONG de forma altruista.

Con el dinero que le sobra Gabriel va enviando cheques a todos los cadáveres que Jonny ha dejado por el camino. Son cheques anónimos.


Fin de la segunda parte.

3 de julio de 2021

Niño futuro ( homenaje a Rafael Berrio)

LETRA: Tú, niño futuro, hombre o mujer, sin par, singular, único, libérrimo. Tú, Robinsón, que pides a gritos que suelten amarras en tanto que vienes al surco, al arroyo, en alas del canto. Arcángel, delfín, si bien estás verde aún y lo ignoras, más pronto que tarde -Minerva lo quiera- el mundo a tus ojos dará a conocer naipes arriba su juego capcioso. Esto es, de otro modo, el revés del tapiz. La hilaza en la cual hombres y dioses malviven revueltos. Unos felices y otros no tanto. Ardua es la lista. A saber : 
Naúfragos, vagabundos, misantrópicos, filantrópicos, sanguíneos, biliosos, trileros, tartufos, ítem más anacreónticos. Falsarios, cargantes, puteros, gente del bronce, hijos de tal, ninfas hetairas, balas perdidas, crápulas, mesalinas, monstruos disformes de horca y cuchillo, nobles altruistas de uvas a peras, morralla los más, bellas vestales, vénuses, amazonas, doñas y lobas, furris, villanos, autómatas, escorpiones, seráficos varones escolopendras degeneradas, nocherniegos de corazón, chulos de puta, perversos, asnos, gurús, espantapájaros, cínicos, platónicos, hadas, madrinas, remiendavirgos, malmaridadas, endemoniados, endemoniadas, adonis, polifemos, cobistas, palaciegos, fans, estiralevitas, mariólatras decimonónicos, echacuervos, abastardados, magistrados, policías, descuideros lengüilargos, maldicientes sodomíticos, idólatras, sádicos, polígamos, ingénuas fatídicas, sátiros, faunos, erectos, lunáticas, saturninas, venusianas, domingueros, coimas, concubinas, chaperos, dipsómanos, trágicas damiselas tambaleantes, insomnes, morfinómanas, narcoadictas, suicidas in extremis, estafermos, raras avis, arlequines ,colombinas polichinelas, pantaleones, fúnebres payasos, aves del paraíso, fantoches narcisos, vendehúmos, bravucones rompesquinas , cuadrúpedos, necrófagos , súcubos , mefistofélicos, munícipes , yernos, nueras, nigromantes pitonisas, mistagogos, pisaverdes, barbilindos , dandis a la funerala, boquirubios, vinolentos, sietemesinos,  locos de amor.
Cenicientas, marchitas, príncipes de la sangre, quijotes, donjuanes, dulcineas, concupiscentes,  sadomasoquistas, anfetamínicas, maniaco-compulsivas, asaltadespensas, rijosos, heliogábalos , gargantúas,  sacamantecas,  caníbales exquisitos,  cornúpetos ,pelafustanes ablandahigos, mamíferos de lengua de sierpe, caimanes , sablistas , pordioseros, andróginos , carininfos, mariolas, mariconas divinas, bolleras esfinges que velan cerdos taciturnos a más y mejor. Disciplinantes anacoretas y otros penitentes de la flor y nata.
Impostores, levantiscos, trapisondistas, robespieres, incorruptibles, tricotosas, paterfamilias, madamas dominatrices, perfectos, esclavos in love, prestoeyaculadores, damas de honor, cleptómanas, hooligans,  excursonistas, acuariófilos, arribistas, bohemios, famélicos, horacianos diletantes, psicóticos edipos, electras catárticos, quimeristas, esquizos ,trincapiñones, imbéciles, advenedizos , lelos a mansalva, vírgenes, mesías caudillos, rectores, sonámbulos, ediles, mamacallos archipámpanos egocéntricos ad náuseam pro domo sua lameplatos, omnisapientes, marisabidillos, ultramontanos, apostólicos, subversivos, descamisados , medusas,  sirenas, odaliscas, tontos at nativitate, eruditos a la violeta y en fin... alma de cántaro. Niño futuro. Niño en agraz, usted que lo vea.

2 de julio de 2021

Canciones del verano ( que no serán)

Ya llegó el verano, ya llegó la fruta.

Así que, como otros años, vamos con canciones que podrían ser la del verano pero no lo van a ser. Porque se hace música tan buena o mejor que en otros veranos ( partiendo de la base que la canción del verano ha de ser fácil, pegadiza, buenrollista, efímera, amable y que se pueda asociar con los recuerdos, inventados o no, de ese año) Empecemos:

Afortunadamente o no, la canción del verano es, sin duda, una bomba original del año pasado:


             Aparte de:

La infravalorada versión de RHCP patria que se merece más, los Sexy Zebras


El enésimo intento de Novedades Carminha ( que nunca llegarán a "te quiero igual").


Seguimos con los chicos de Maneskin ( aunque a mi me gustaba un poco más Islandia)



Si viviéramos en un sonido Clash, Big Push tendrían su momento


Se puede poner, en esta lista, alguna canción que suena a cerveza, surf y buen rollito


Y si son de Asturias, mejor:


Aunque una canción del verano debe de ser un poco trallazo que parezca una mezcla punk de Roxette


O una mezcla de Garbage, Cardigans y Depeche. Para los baby boomers.


Claro que el baile siempre es una apuesta segura.


O el baile con buen rollito


O buen rollito facilón de otro continente



Pero, como el mundo es como es, volveremos a alguna mamarachada de moda sobrealimentada de postureo y autotune. Y El Chiringuito, Leticia Sabater, La Bomba. O la mítica Aqui no hay playa, de "The refrescos".  Aquella sí que fue del verano.

El Lobo Victimista.

En aquella película del 87, Cocodrilo Dundee, cuando  van paseando por Nueva York y les salen un grupo de navajeros, ella se asusta porque el asaltante lleva un cuchillo. Entonces él, que en la vida real se convirtió en su marido, saca un cuchillo de verdad. 


Hay demasiados ejemplos para representar lo fina que es la piel en la actualidad. Vamos, incluso existe el meme ese del perro fuerte y el perro mierdoso sobre cómo eran las cosas hace no mucho y cómo parece que las vivimos ahora. La evolución no nos deja en buen lugar. En el último los chavales que se fueron de fiesta por Mallorca se identifican con el perro mierda, lloriqueando porque les han dado magdalenas  en vez de algún desayuno de los campeones. Los mismos que gritan por las ventanas, cuando la resaca ha bajado, vociferando sobre la detención ilegal por un gobierno represivo que maltrata los derechos fundamentales de cualquier humano a ser, libremente, un gilipollas.

Me sorprende, absolutamente, cada vez que escucho apelativos dramáticos: discriminación sexual, represión gubernamental, violencia patriarcal son, quizá, los más repetidos últimamente. Sin embargo cada vez me recuerdan más al cuento del lobo, pero en su versión dramática. "El gobierno Español nos represalia por saltarnos la constitución y usar unos millones de dinero público para lo que nos da la gana", "me quieren meter en la carcel por ser mujer y haber secuestrado a mis hijos unos meses" , "me discriminan por no poder trabajar con tacones y pizpiretas lentejuelas en mi puesto de bombero". Estoy exagerando pero no me alejo demasiado de la realidad. Creo, firmemente, que existe algún recurso mental que nos aleja de la realidad para justificarnos. Es como lo de montarse un chiringuito siendo Toni Cantó después de haber criticado, con bastante gracia por cierto, los chiringuitos ciertos de los demás. Ahí entramos en lo de siempre. No importa qué hagas o hasta lo que digas , sino importa quien lo dice. La desvergüenza rozando el ridículo del dinero publico gastado en canciones reivindicativas dignas de un after gay friendly de tercera división que ha presentado la ministra de igual dá hace una semana , con su presupuesto de 471 millones de euros, se queda en nada porque cualquiera se mete con ella. Porque el discurso tiene perfectamente argumentada la defensa: si alguien dice algo se le acusa de estar en contra de la libertad sexual y , por defecto, se le asocia con quienes desean matar catalanes LGTBI. Y ya está. No es que te parezca una soplapollez porque lo sea, sino que estás queriendo matar mujeres o , lo que es peor: mujeres catalanas inmigrantes lesbianas pobres. Y ahí estás tú: misógino, racista, centralista, homofobo y rico. Luego , al llegar a casa, me azoto.

Existe ese discurso aunque parezca mentira. Ese cuento. Ese lobo que acecha. Sin embargo cuando hablan de pobreza por no poder pagar Netflix y HBO a la vez mi madre me cuenta que ella era feliz cuando en su casa de 7 hacían sopa con los huesos del pollo de ayer. "Eso no es hambre" -debería de decir- "Hambre era aquello". Represión era la de verdad, y discriminación es lo de Arabia Saudí. Pero nos encanta vivir en el cuento del Lobo Victimista.

Conozco a quien jura que vive en la dictadura capitalista porque para ganar dinero tiene que ir a trabajar. Entonces busca algo que le identifique y lo convierte en una conspiración contra su persona. Y grita, haciendo uso de su libertad, que no es libre.

16 de junio de 2021

Qué discurso y qué niño muerto.

Es curioso, y por supuesto que con eso intento polemizar pero no mentir en absoluto, que el mismo día que aparece el cadáver de una de las niñas asesinadas por su padre con el único (irracional y salvaje) de vengarse de la madre en Tenerife aparezca también una noticia más pequeña en la que una madre de Sant Joan Despí asegura ante el juez que si mató a su hija fue para hacer daño al padre.

Hace un par de días la familia de la niña asesinada por su madre reclamaba la indefensión e invisivilidad que habían sentido ya que parece que los asesinados a manos de las madres valen menos que los que lo hacen ratificando el discurso que hay que ratificar.

Allá por 1987 yo me sentaba en un pupitre para escuchar una charla de unos muchachos que se habían organizado en un piso del casco viejo de Bilbao. Allí, uno de ellos, contaba que todos los muertos valen lo mismo porque son precisamente eso: muertos. Cuando terminó la charla me acerqué y hablé con él. 

-No entiendo- le dije- que te puedas movilizar por la muerte de alguien que quizá haya tenido que ver en la muerte de tu padre-. El caso es que ese chico había perdido a su padre con una bomba lapa, de esas cobardes que en la cabeza de algunos iban a acabar con Franco cuando el cabrón de un solo huevo llevaba más de diez años muerto, pero los dictadores con forma de excusa no tienen fecha de caducidad.

-A mi los hijos de puta asesinos no me importan una mierda- respondió mirándome a los ojos- a mi me importan sus madres, sus hermanos y, como comprenderás, sus hijos. Yo era hijo y eso no tiene nada que ver con el trabajo que hiciera mi padre.

Tenía toda la jodida razón y aunque para algunos solo existía una banda terrorista asesina que mataba gente sin miramientos y que se levantaban por la mañana con la única intención de matar españoles, la verdad es que el dolor y el daño se extendía mucho más allá que la sangre de las 800 personas que dejaron a sus familias huérfanos de ellos.

Los muertos son muertos. No tienen sexo, ni trabajo, ni afiliación política. A los gusanos les da lo mismo la raza de la carne.

Por esa misma razón en el último gran atentado de ETA, ese de la T4 en Madrid donde intentaban reventar un aeropuerto para , no sé, que fuera obligatoria la Trikitixa  como respuesta al imperialismo del ocupador ejercito español de la sacrosanta y ancestral tierra euskaldun, justo en un debate televisado, me enfadé porque los titulares hablaran de "un Sudamericano" muerto en vez de "una persona" como si fueran dos cosas diferentes, como si el adjetivo pusiera o quitara entidad al fallecido que sesteaba en su furgoneta mientras esperaba la llegada de un vuelo.

Porque aquella conversación de tantos años atrás me había dejado muy claro que las personas son precisamente eso y que cuando les ponemos adjetivos pervertimos la verdad de forma interesada. Solo y exclusivamente son importantes los adjetivos cuando tienen algo que aportar y que, preferiblemente, no sea opinión.

Así que desde siempre me importó una mierda con quien se acuesta la gente excepto si se acuesta conmigo ( o con quien se acuesta conmigo, aunque quizá eso debería de obviarlo también). Me importó una mierda si los martes rezas a Alá o si te gusta que te azoten mientras recitas, desnudo, a los Reyes Godos con ferviente éxtasis sexual. En realidad me importan exclusivamente aquellas cosas que pueden tener relación con lo que me afecte. Si eres un borracho me da igual pero si eres conductor de mi autobús y vienes borracho, tenemos un problema. Puedes conducir con un ladrillo de adobe colgado del escroto pero borracho, no. Me parece de una hipocresía absurda exigir la integridad moral politicamente correcta a labores que no requieren de moralidad sino de técnica y efectividad. Si un pedófilo diseña un puente colgante maravilloso, pues es un puto puente. Le mandaremos los royalties a la cárcel. Pero si crees que por pasar por ese puente te entran ganas de violar menores, eres gilipollas y te recomiendo el mismo psiquiatra del arquitecto.

Esto es, a rasgos burdos, mi manera de relacionarme con la gente, con las personas. Eliminar algunos factores y centrarme en lo que importa reduce discriminaciones absurdas que están de moda. Como resulta de lógica aplastante la discriminación positiva me ha resultado una satanización de las capacidades humanas. Creer que un soldador de chapa es mejor porque sea gay, hable en Valenciano, tenga síndrome de Down o sea mujer pervierte el resultado final que debe ser exclusivamente la fortaleza de la soldadura. De la misma forma una composición artística no es mejor porque lo haga un gordo al que le pegaban en el colegio por gordo. A mi me pegaban por sacar buenas notas y, ya ves, ser repelente no está en las discriminaciones aceptadas por el ministerio de igual dá. Si los Javis no fueran una pareja de locazas es probable que les hubiera costado más llegar a donde están. o hubieran llegado igual, no sé. En realidad lo criticable es que utilicen como promoción algo que no tiene o debería de tener relación con su trabajo. Vuelvo a decirte que me importa muy poco lo que hagas por las noches cuando eres delantero de mi equipo siempre y cuando metas los goles que tienes que meter. Pero si me dices que tengo que ponerte en la alineación porque perteneces a una minoría castigada por la historia y no porque juegues mejor, eres un hijo de puta. Reacciono con demasiado desprecio, lo sé, ante aquellos que intentan ganar por la via de la victimización lo que no pueden hacer por la via del trabajo. Hola Bob Pop (nunca harás C.R.A.Z.Y). Es exactamente lo mismo que esa crítica que se hacía antes de alguien que ascendía por tirarse a las personas adecuadas pero jamás se le vió un reconocimiento laboral incontestable.

Una vez me dijeron a la cara que una película rodada por homosexuales era mucho mejor que una de heterosexuales y yo le pregunté si acaso porque me gustaran las mujeres ya no tenía derecho a sentir o a pensar o si a mi no me duelen las cosas o si resulta que estoy mentalmente lastrado en algo. No me importa de quien sale un sentimiento mientras sea pleno. Le pregunté si acaso las barbaridades que decían de los maricas hace un siglo estaba intentando justificarlas en la dirección contraria como si eso no fuera hacer exactamente lo mismo. Se calló pero sigue pensando que es mucho mejor que yo en todo. Y no porque lo haga mejor sino porque yo represento el grado evolutivo anterior y él debería ser premiado porque es gay a base de castigarme a mi, que soy heredero de mis (y sus) bisabuelos intransigentes. Yo soy la imagen de su victimario y no importa el razonamiento sino quien soy yo y quien es él.

Llegamos a una época extraña en la que existe una especie de esquema de obligado cumplimiento social privado del que, si te sales, debes de convertirte en un apestado. Si comes demasiada carne, no tienes Netflix, llevas un vehículo de gasolina, practicas el misionero, te excita la pornografía amateur, un dia leiste el ABC y te gusta como canta Plácido Domingo, ya no puedes ser bajo ningún concepto digamos, un buen médico. Si eres vegano, te has tragado el coñazo de Unhortodox, vas con un patinete eléctrico, te pegaban en el recreo del colegio y solo te informas con las ruedas de prensa de Mayoral, entonces tus diagnósticos son mucho mejores. Samantha Hudson es musicalmente un atentado al nivel de Leticia Sabater, pero hay que darle horas de castigo radiofónico no por su música, sino por su "visualizacion sexual". Es absurdo.

Llegamos a una época en la que se está tan pendiente de cumplir los cupos que ya no importa hacer las cosas mejor sino pertenecer al cupo adecuado. Ser homosexual, mujer, menor, cojo, tuerto o hablar euskera está más valorado que ser un profesional en lo tuyo. Al menos parece que se tienen más posibilidades de obtener un empleo, una vivienda o una vida más desahogada a costa de las penurias de antaño.

Imagina que a tu equipo de futbol, en aras de la integración, ponen a un cojo de medio centro, a un tuerto de volante izquierdo y a la gorda del tercero de portero. Vas a segunda división integradamente. Eso sí, hay que acertar con el grupo victima al que pertenecemos. Imagina que nos da por hacernos los negros y ya no se contratan negros porque se pone de moda la discriminación al asiático. Imagina que nos matan a una hija pero como la que mata es madre ya no eres más que un puto suceso. No te van a hacer Casito.

Lucho era un buen amigo peluquero. Un día le pregunté, con mi incómoda forma de hacerlo, que si era tan amanerado como parecía. -A mi me gustan las mujeres demasiado- respondió- pero un día descubrí que teniendo más pluma que la Piquer la peluquería se llenaba.-

Era el principio de estos tiempos en los que no todas las personas valen lo mismo y ni siquiera importa la calidad del trabajo sino quien hace qué.

Estamos perdidos en ese infame discurso en el que es más importante quien que el qué. Estamos perdidos en una sociedad que intenta ubicarse en el victimismo a todas horas para justificar sus incapacidades o conseguir, como el niño que llora sin hambre, comida gratis. Como el vago trabajador que no obtiene resultados y culpa al capitalismo de su falta de rendimiento.

Los resultados, que deberían ser anónimos igual que deberían serlo los currículum, tienen menos valor que los adjetivos. Eso no está bien.

Los trabajadores son todos iguales si hacen lo mismo y logran el mismo rendimiento. Los asesinos son la misma escoria. Y los muertos valen todos lo mismo. Los niños muertos quizá el doble. A nadie, ni para bien ni para mal, hay que premiarle o castigarle por el adjetivo que le acompañe.

Es muy miserable que para algunos es más importante un niño muerto que otro porque el asesino te conviene o no para tu puto discurso de mierda.


Pd: Noticia de hoy. Padre y Madre matan a sus hijos. Para el: 50 años de cárcel. Para ella: un internamiento en un centro no penitenciario. Ya estamos con los adjetivos.

10 de junio de 2021

Indultos, artistas, simplificaciones y espárragos.

Uno de los discos más importantes de la historia de la música, sin lugar a dudas, es el Off The Wall de Michael Jackson. Publicado en 1979 defiende esa teoría que yo mantengo que dice que si un disco se vende mucho, el bueno es el anterior. Off The Wall vendió 20 millones de discos y Thriller, más de 50. Claro que Thriller es una jodida maravilla te guste o no Michael.


Obviamente reconocer que Michael Jackson marcó un punto y aparte en la música no significa que todo lo que hiciera en su vida sea una genialidad. Es absurdo creer que si se te mueven los pies con Beat It, por defecto, te gustan los parques de atracciones infantiles y aclararte la piel.

Si alguien ha puesto en la gran pantalla las inseguridades humanas contemporáneas de una forma cruda y amable a la vez ha sido Woody Allen. Ese final de Annie Hall ( sin hacer de menos a las conversaciones con Humphrey Bogart en "sueños de un seductor") lleno de pragmatismo, humor y cariño poniendo un listón altísimo en esa lucha a muerte del cine de las personas contra el cine de los superhéroes. Porque el cine son, también, las historias posibles que suceden en nuestra galaxia.


Y está claro que a mi no me gustan las asiáticas adoptadas junto a mi mujer. En general las asiáticas, en cuestiones de atracción física incontenible, no me atraen. Va por gustos. 

Me parece descomunal Jimmy Hendrix pero no significa que sea heroinómano. Aunque creo que está sobrevalorado, Kurt Cobain tiene un hueco en la historia de la música, pero no me dan ganas de meterme un rifle en la boca y apretar el gatillo. Janis, como la gran blanca de voz negra que fue, ha hecho que me lea su biografía pero no voy por ahí tirándome lo que pillo entre bambalinas después de terminarme el whisky. Incluso la voz de Plácido Domingo me resulta espectacular, pero no me tiro a mis compañeras de teatro. Y, como puede hacerte entender una única neurona, que me guste cualquiera de los que he citado no significa en absoluto que apruebe lo que cuentan de sus vidas personales. Dali y Picasso eran unos auténticos hijos de puta pero también eran genios. 

Si, en un restaurante de Galapagar y en la mesa de al lado, Irene Montero y su esposo mantecoso piden un filete con patatas y yo hago lo mismo en mi mesa, no significa en absoluto que tengamos la misma opinión sobre Plácido Domingo. Solo significa que ese día nos apetece carne a los dos o que nos gusta, !qué pecado!, la forma en la que sazonan el solomillo en dicho establecimiento.

Hasta aquí todo lo que he explicado resulta de una lógica descomunal.

Curiosamente mi abuela, que nació hace más de cien años, pensaba que si te veían con un homosexual quizá te iban a acusar de serlo. Luego se apremiaba a decir que no tiene nada de malo ser homosexual pero, en verdad, no le hacía mucha gracia. En su defensa diré que su edad y su fallecimiento la eximen de culpa. Sin embargo Irene, la misma del filete, está muy a favor de censurar a Plácido Domingo, a Woody Allen y, si le pones, a Michael Jackson. Por alguna razón tan absurda como el comportamiento de mi abuela piensa que si oyes Thriller o una ópera te da por abusar sexualmente de cualquier mujer indefensa y menor que te encuentres por la calle. Con ello lo único que podemos demostrar es que resulta tan o más retrógrada que mi abuela. Qed.

Tristemente he de admitir que éste no es un comportamiento exclusivamente fruto de la izquierda capitalista alimentada de postureo sin experiencia en el mundo real, sino que es fruto de la simplificación mental de la misma manera que para algunos el hecho que a mi comercio venga un antiguo simpatizante de la banda asesina Eta a comprar ordenadores pueda significar que yo juego a Call of Duty, bomba lapa edition. Es algo tontísimo. Exactamente igual que la quema de libros por parte de los nazis, la destrucción de ruinas por los Talibanes o censurar los libros que no te gustan o pedir que ilegalicen a Herri Batasuna o a Vox porque son unos fanáticos peligrosos. Los extremos suelen cometer las mismas tonterías ideológicas tanto en la exaltación de lo suyo como en el desprecio del contrario. En ambos casos parten de la idea, imbécil, infantil y simplista, que pertenecer a algo implica seguidismo absoluto de todos y cada uno de los arquetipos de su bando.

Por ejemplo: si yo estuviera en contra de indultar a alguien que se ha pasado las leyes por el forro de sus cojones, ha asegurado que lo volvería a hacer, ha utilizado dinero público para sus propios intereses y ha colaborado en generar odios xenófobos en pleno siglo XXI.. si fuera así, no significa que otro tipo que piense lo mismo pero también esté a favor de la castración de los votantes de la CUP me obligue a mi a ir por ahí cortando genitales independentistas radicales. Que yo esté de acuerdo en una cosa contigo no significa que te pueda despreciar en otras muchas. Viene a ser como lo del filete pero en cuestiones de indultos.

Otra cosa es que yo me vaya con Alberto Garzón, Fatima y Ione Belarra a protestar (como están haciendo) contra la reforma de la factura de la luz que ha aprobado una comisión en la que estaban los tres, porque estaban. ( Curioso esto de poner una ley y criticarte a ti mismo a golpe de tuit y de Iva). Son los hechos y los resultados los que tienen peso en mi manera de ver el mundo.

Vuelvo a lo de siempre: Critícame por lo que hago, por lo que digo. Pero si me criticas por lo que hacen otros con los que un día coincidí tomando un café, eres imbécil. 

Si creo que hay indultos que están fuera de lugar y da la casualidad que un gilipollas coincide conmigo en eso, no me convierto en gilipollas.

Y por supuesto si te gustan los Doors no eres un yonki. Si te gusta Michael no eres pederasta. Si te vuelve loco Janis no eres un borracho. Si te quedas con el culo torcido delante de El Gernika no eres un maltratador. Si "el gran masturbador" te inquieta no estas loco y te sale bigote. Si conoces Bohemiam Rapsody no te apetece que te dejen el culo roto en un bar de una gasolinera mientras te metes diez rayas. Y si te gusta Woody Allen no te tienes que ir con una asiática. Es más, si te gusta Melendi no tienes que subir borracho a los aviones o si tienes trap en tus preferencias no usas a las mujeres como sirvientes sexuales. Solamente tienes un gusto más que discutible.

Pero es más fácil simplificar porque de esa forma no hay que usar ni razonar argumentos.

Explícame por qué, de la misma forma que quemar un contenedor de basura en Euskadi tenía una pena mayor que quemar un contenedor de basura en Badajoz, alguien que se salta la ley pidiendo la rebelión mientras coge dinero público para sus cosas ha de ser indultado y. sin embargo, Rodrigo Rato ( que también se ha quedado dinero público para sus cosas) no.

Claro que si indultaran a Rodrigo me parecería igual de mal. Probablemente, en ese caso, mis compañeros de manifestación serían otros.

Y en vez de fascista me llamarían comunista.
Y escribiría el mismo texto.

Porque de la misma manera que no me gusta todo lo que hicieron los Beatles o Prince tampoco estoy de acuerdo con todo lo que piensas tu. Y no soy tú.  Tampoco Prince. Estoy seguro que a Prince le gustaban los espárragos y yo los aborrezco.

Pues con la ideología pasa lo mismo que con los espárragos.
A freírlos se pueden ir los voceras que piensan como mi abuela hacía de los maricas.

9 de junio de 2021

Vacuna de albóndigas.


Una vez, probablemente fruto de la idealización de la naturaleza humana, quise pensar que si bien en estado de relajación las personas son proclives a cometer estupideces también me creí que cuando las cosas se ponen complicadas salen esos comportamientos racionales que nos generan una capacidad muy por encima del resto de los seres de la evolución. Es por eso que durante las guerras y en complicados momentos históricos algunos humanos han hecho cosas maravillosas. Quise mirar hacia atrás y creer que la borrachera fruto del estado del bienestar que habían conseguido nuestros abuelos era circunstancial. Creía, iluso como un mirlo, que si hacía falta nos íbamos a poner serios y darme la razón.

Pero no.

Si algo ha demostrado el año y medio de pandemia, alarma, bulos, contrabulos, mentiras a medias, análisis estadísticos con grupo de control manipulado, generalizaciones infantiles y demasiado internet, es que la duda nos hace comportarnos como gilipollas.

Hoy me han comentado que alguien, con estudios superiores y que es capaz de vestirse solo, ha decidido no vacunarse porque su tarotista le ha dicho que en la máquina de "quantum" que utiliza para las predicciones le sale que la vacuna es mala.

Lo cojonudo de todo esto es que te lo dice exactamente con el mismo tono de voz con el que te puede explicar el Teorema de Frobenius. Entonces piensas "joder, que lo dice de verdad".

Por supuesto que cada uno es perfectamente libre de hacer y decir lo que quiera pero la argumentación lógica debería de ser obligada. Tener miedo es licito. Creer a su tarotista es ponerse un cartel en la cara de idiota y una justificación para partírsela y después afirmar, con cara de circunstancia, que el ángel San Gabriel, aparecido de entre la nada, te ha obligado a hacerlo. Coño, has empezado tú.

Lo curioso es que en más de un lugar han dado por perdida la lucha contra la inteligencia humana y han propuesto "incentivos" para vacunarse: en China te dan a elegir entre albóndigas o alas de pollo gratis. En EEUU, según el estado: marihuana, donuts, boletos para sorteos, entradas para el zoo o palomitas con una entrada de cine. En Israel, una cocacola y un bocadillo. En Rusia, helado. En Dubai, 10% de descuento en compras.

No es que algunos se indignen porque les traten como imbéciles, es que el sistema funciona. Las vacunaciones crecen. Quizá es porque nada le gusta más a un ser humano contemporáneo que algo gratis. Ya lo decía el chiste: un señor me ha dicho que me daba este helado si le...

Estoy esperando el momento en el que echen las cartas gratis para que se vacune la estúpida de la que me han hablado hoy.

Citando a Nick Hornby cuando se preguntaba si es que escuchamos música pop porque estamos tristes o si estamos tristes por escuchar música pop, me pregunto si nos tratan como estúpidos porque lo somos o si la nos volvimos estúpidos para que nos traten mejor.

O si la manera de sobrevivir es ser un estúpido, que es más o menos lo mismo que vacunarse para el mundo en el que vivimos. Al fin y al cabo entre vacunarse sin más o vacunarse y que te den unas albóndigas, es mejor lo segundo.