Mal dia para buscar

8 de abril de 2008

la gran engañifa

Siento empezar con la rae: Engañifa: Engaño artificioso con apariencia de utilidad
Lo voy a traducir: "aqui más barato"

Me canso de ver a mi frutero luchar para pagar el camión o a mi mismo con dificultades para llegar a fin de mes y veo los centros comerciales llenos, con carteles de "todo gratis" y ese olor a sudor de niño obeso harto de visitar una y otra vez Port Aventura. Veo a su madre gritando "Jeniffer!" y el padre, de esos que tienen la camisa abierta y el dorado de la cadena con el Santo Cristo del Corazón de Jesús, haciendo alzadas de bolsas.
Entre sus pasos, tratada como si fuera transparente, una señora con una bata azul pasa el suelo con desidia.

Hace un par de años hice un estudio entre mi propio negocio y los centros comerciales. Los resultados fueron terroríficos. Un centro comercial es, en este caso, un 40% mas caro que el comercio tradicional. Luego lo razonas aceptando que la publicidad es cara. (eso suponiendo que las calidades son iguales, o el personal, o la atencion, o que hacer un parking es gratis, o que la chica que cuida de los niños en la habitacion de las bolas de colores no cobra por ello...). Aun así, el mensaje que lanzan es : todo gratis, todo mas barato, todo regalado, todo de color.

El problema es que a base de repetir un argumento parece que se vuelve verdad.

El problema es que la mayoría actúa de manera borreguil y se sienten orgullosos de ello.

Y el problema no es que mi frutero o yo mismo nunca salgamos adelante sino que eso pasa porque la mayoría es feliz siguiendo al perro pastor de la publicidad, que, como buen perro, sólo atiende al que le alimenta.

Ayer una señora encantadora, después de dejar la bata azul en su trabajo, pasó por mi negocio. Se sentó, la expliqué las diferencias entre unos productos y otros. Me miró tranquila y después de pensárselo unos minutos compró un equipo con la tranquilidad de saberse más asesorada y probablemente mejor persona que esa familia que ahorra, este año, para el parque Warner y sueñan con tener un pisito en Marina D´or. Las bolsas que les dicen que no son tontos les hacen creerse más listos. (¿Que quien?)

2 comentarios:

Lola Peinetas (en pro de la ciencia) dijo...

¿Qué te hace pensar que los publicistas son menos necesarios que tú?
¡Ya estamos con el puto ombligo!

¿Sólo nos indigna lo que nos hace perder activos?

Supongo, por lo del robo, y por este otro post que hablas de un pequeño negocio, casi seguro de origen familiar o incluso sacado a flote con tu exquisita imaginación.
Pues sí amigo Pesi, te jodes, cual Herodes, los tiempos cambian, el pequeño comercio está en desventaja, antaño dueños y señores de todo; hoy castigados a vender poco, tarde, mal y nunca.

Pero dime; ¿acaso no haces tú lo mismo vendiendo "ordenadores" y tintas para impresoras? ¿Por qué no preguntas en la papeleria de tu barrio? Ah claro, ya no hay papelerias, ni vaquerías, ni herreros, ni caballeros ni caballos, eso si, aún queda algún que otro "asno". Pero ni rastro, de tantos y tantos oficios de antaño.

Se llama evolución o involución, eso cada cual juzgue según sus criterios o dogmas, pero las cosas tienen necesariamente que ir cambiando.
¿O me vas a decir que aún haces la compra en la tienda del "Sr. Manolo"?;(veáse Mafalda: Quino); mientras tus hijas juegan a la rayuela, con la hija del boticario?

Como decía mi abuela...los tiempos avanzan que es una barbaridad.

En las últimas décadas la ciencia ha dado pasos de gigante. Los científicos de la segunda mitad del siglo XX y comienzos del XXI han alcanzado cotas inimaginables de conociemiento en muy poco tiempo. La evolución de las teorías científicas ha seguido en estos años un ritmo imparable y ha hecho que nuestra visión de muchos aspectos del Universo, como la vida, la medicina, la mente y la tecnología cambie radicalmente.

¿Publicistas o Penicilina?...

¿De verdad, que no estás dispuesto a pagar 12 euros más por un cartucho para tu Epson?

Eme dijo...

Yo no quiero ni tiendas de barrio, ni centros comerciales.