Mal dia para buscar

18 de junio de 2008

convirtiendo cambios elegidos

Cambiamos. Lógicamente. Existen multitud de pruebas de ello.
La primera de ellas, y origen de esta entrada, es esta pagina con fotos de ayer y hoy de las mismas personas (y en las mismas situaciones).
La segunda de ellas, partiendo del mismo sitio, este video:

Parece, sin embargo, que nos negamos a asumir los cambios. No creo que por querer ser eternamente jóvenes, sino porque si las cosas no avanzan no pueden desconcertarte. (eso es un mecanismo de defensa, como otro cualquiera)

Es la misma razón por la que piensas, por poner un ejemplo, que aquella novia sigue vistiendo igual, queriendo igual e incluso queriéndote de la misma forma cuando, de sorpresa y casi sin reconocerla, la ves por la calle. Entonces te das cuenta de golpe que todos cambiamos.

¿Hacia donde hemos cambiado?. ¿Hemos fomentado nuestros defectos y virtudes o acaso hemos creado nuevas personas dentro de nosotros mismos?. "Yo siempre he sido egoista, quizá ahora más"- es la frase que hoy me ha llevado hasta esta idea.

Sin embargo, en mi caso, me esfuerzo por eliminar partes de mi y acercarme hacia lo que quiero (o creo querer). Si no cambio pequeñas cosas siento que estoy muerto. El error es dirigirlo de una manera consciente porque, afirmo, creo que cada uno termina convirtiéndose en lo que quiere inconscientemente y no en lo que puedes asegurar, firme y determinante, que quieres ser si lo cuentas como una confesión delante de un café.

¿Queremos ser en lo que acabamos convirtiéndonos? o, quizá, ¿Elegimos nuestros cambios?

2 comentarios:

Karmenne dijo...

¿De verdad quieres qué contestemos esa pregunta?
Estás tan seguro que tu discurso es cierto que me parece que no necesitas mas opiniones, pero en fin, ya que lo dejas ahí; allá va!

Si, creo que somos lo que somos, y casi en un 99% nos merecemos lo que somos y lo que nos pasa... a veces para bien, y a veces; para mal, pero así creo que es.

elisa dijo...

Los cambios siempre implican acción. la dificultad estriva en conservar nuestra esencia, saber que somos nosotros mismos si uno sabe quien es no hay problema eso si es mas agradable con un cafe en la mano.