Mal dia para buscar

9 de abril de 2011

Sin casa, sin curro, sin pensión...

Empieza el artículo: "Sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo". Se refiere a una manifestación de un buen montón de jóvenes que protestan porque este gobierno no les ha generado un entorno amigable en el que sus derechos básicos (una buena casa, un buen remunerado trabajo, una pensión para cuando se jubilen) sean reconocidos.

Parto de la base que yo soy el atípico autónomo que antes de terminar la carrera que me pagaba de mala manera (con la ayuda paternal y precarios trabajos) monté un pequeño negocio con el que he dado de comer a más de uno (, de dos y de veintidós) y que me ocupa aproximadamente 65 horas semanales.

El sistema me recompensa sin paro porque soy autónomo y nunca he recibido ayuda más que algún crédito ico que ya he devuelto. No tuve derecho a una vivienda de protección porque el sistema de módulos presuponía una riqueza que nunca vi. Soy un empresario de esos que dicen que son los culpables de la crisis (porque empresario es Emilio Botín y un señor que tiene un bar con una chica contratada a media jornada) pero estoy escribiendo esto desde mi negocio mientras veo frente a mi a un grupo de adolescentes pasándose la chusta de un porro de marihuana.

He tenido siempre empleados jóvenes porque no puedo pagar sueldos importantes y alguno de mis empleados (2) gana más que yo. He tenido grandes trabajadores (que siguen trabajando) y algún mangante de esos que se agarran a las bajas por estrés cada 18 meses como si yo cagara billetes de 500€.

Me molesta, como a todos, que el gobierno no haya generado un entorno chulísimo en el que vivamos todos abrazándonos por la calle pero, qué cojones, he trabajado como un perro y nunca me ha faltado un plato sobre la mesa y sigo pensando que hay quien afirma que no hay trabajo porque no encuentra un puesto con 30mil, coche de empresa, de lunes a jueves y de antropólogo, que es lo que estudió. Hemos vivido en una sociedad que paría licenciados con master incapaces de ponerse a trabajar (por dignidad) de reponedores del Eroski que piden un sueldo digno. Claro que mi error ha sido no pedirlo sino ganármelo.

Los niños lloran hasta que sus padres les dan de comer. Los adultos buscan su alimento.

Debo ser un nehandertal que piensa que la recompensa es para el que se la gana y que si no hay un trabajo, hay otro. ¿Las cosas podrían estar mejor? Si. Pero los derechos se ganan cumpliendo obligaciones. Algunos amigos mios, ingenieros en paro, se enfadan porque dicen que no hay trabajo y que lo que les ofrecen no se paga como antes. Son las caras de la indignación que van con sus hijos de la mano a manifestaciones que me irritan.

Tengo que fregar el suelo antes de volver al trabajo mañana, que es sábado.

5 comentarios:

KrizalidX1 dijo...

Me gusta tu entrada. Yo soy anarco, y mexicano, pero es interesante ver el otro lado de la moneda.

Anónimo dijo...

A Emilio Botín y compañía les encantaría que todo el mundo pensara como tú

Jorge Rivero Sanchez dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo.
Objetivamente el mercado de trabajo ha cambiado de manera drástica en los últimos tres o cuatro años. Lo que algunos no acaban de comprender es, que en vez de perder el tiempo llorando por lo bien que se vivía antes, ó pedir a no se sabe bien quien, que le garantice sus derechos, lo que tienen que hacer es empezar a pensar en cómo adaptarse a la nueva situación. Y aquí cada uno tendrá las oportunidades que se haya labrado durante toda su vida.
Alguien dijo que tu mejor curriculum es tu experiencia.
Si un día decidiste estudiar Filología antigua y hoy te das cuenta que a nadie le interesa el latín, tienes dos opciones: poner de moda el latín o aceptar que tomaste la decisión equivocada, asumirlo y pensar qué vas a hacer con el resto de tu vida.

Anónimo dijo...

Puestos a dar opiniones a mi me parece muy facil criticar a una generación entera y decir que somos unos vagos. Antes la mayoría de los licenciados en determinadas carreras encontraban un trabajo a los pocos meses de acabar. Antes unas prácticas de seis meses se consideraba tener experiencia. Yo acabe la carrera hace dos años,he sido becaria en tres empresas, tengo un master y llevo malviviendo por mi cuenta cuatro años. Vosotros que sois tan listos y sabeis como se consigue un trabajo digno me lo podiais contar porque ya que vaga no soy debo ser imbecil!

Loli dijo...

Creo que la cuestion en mirar hacia otro lado, yo tambien he pasado parte de mi tiempo con la queja de que esto no puede continuar así, hasta que un día me cansé de pensar siempre en lo mismo y comencé a conocer a mucha gente joven muy responsable que está muy bien preparada y se sabe ganar muy bien la vida.