Mal dia para buscar

8 de junio de 2011

Desde Ian Curtis hasta New Order


El dia 6 se publicó un recopilatorio titulado "Total" que va desde el negruzco y atormentado Joy Division hasta New Order, que es la banda que se fundó tras la muerte de Ian Curtis, quien se suicidió en la cocina, a sus 23 años, mientras oia el disco The Idiot de Iggy Pop. Cierto es que si yo me fuera a suicidar probablemente recordaría que la puerta de infierno esta en cierto bar de los bajos fondos bilbaínos donde una prostituta discute con su chulo mientras el camarero esnifa una raya sobre la mesa y suena insistentemente Ricky Martin. Por eso, por la edad y esa parte de mi mal llamada racionalidad nunca seré una estrella del rock

La importancia para la historia de la música del Sr Curtis no es realmente que fuera una estrella atormentada y un poco epiléptica (con dos discos en su haber) sino que significa el primer paso hacia la irrupción del punk a base de sus letras sobre el pavor existencial y el pesimismo que lo poblaba todo antes de aquellos años posteriores llenos de oropeles y Tom Cruise por todas partes que fueron los 80. Por ello, probablemente, se realizó una película titulada "Control" que pasó por nuestras pantallas sin que tuviera la atención adecuada porque Avatar y Torrente hacen lobotomías cinematográficas de bajo presupuesto.

Y fueron los 80 los años en los que sus compañeros, ya sin él y como quien pasa de la mayor de las tristezas al optimismo electrónico, se convirtieron casi en lo contrario bajo el nombre de New Order y casi como grupo precursor de Yazoo, Communards, Erasure y todos aquellos que mataron a las guitarras y pusieron de moda las hombreras.

Dicen que Ian quizá fue la evolución lógica que tenía que dar la música en la ciudad donde nunca pasaba nada, que era Macclesfield, en las afueras de Manchester allá por los pesimistas 70. Dicen que Kurt Cobain, Dave Gahan (que le versionea en este video), Robert Smith, Tom Yorke e incluso el mismo Morrisey le deben pleitesía por abrir el camino.

El caso es que, con recopilatorio o sin él, Ian Curtis ha vuelto en estos tiempos en los que algunos se regodean musicalmente en la crítica sociedad casi sin valores donde parece que, como en Macclesfield, parece que no pasa nada.

Y pasan cosas, vive Dios, aunque las estrellas del rock no vivan atormentadas ni mueran antes de tiempo, mal que nos pese por Justin B.

1 comentario:

iparra dijo...

sí que pasa: consumimos y el hecho de hacerlo nos da categoria de ciudadanos. ese es el drama de quienes no pueden hacerlo; son hijos del sistema que les consume y les excluye.
Da lo mismo consumir ropa en Zara que música de cualquier época o estilo, es lo mismo motociclismo desde Nieto o F1 por culpa de un tal Alonso: o compras y "entiendes" o no eres.
Tal vez por eso se suicidó ese que comentas y del que en la vida yo oí hablar.