Mal dia para buscar

14 de febrero de 2011

Tu sonrisa secreta de San Valentín.

El amor, como concepto ideal en el que se tiene la misma sensación que cuando se llega a la cima de la montaña, es una de aquellas cosas que el ser humano se encarga, en la misma medida, de ansiarlo y de poner las trabas necesarias para no llegarlo a tener completamente nunca.

Lo más probable es que los guionistas de cine, que han sido tan miserables de mostrarnos las historias felices que queremos y que no tendremos nunca o que sí tenemos, nos hacen plantearnos esa aspiración tan egoistamente humana de que quizá nos merecemos algo más que nos vuelva el corazón del revés como si nuestra vida necesitara vivir el maremoto definitivo de lo sentimental.



Pueden decir muchas cosas basadas en estudios estadísticos con final feliz pero siempre te queda ese regusto a rabia anual que te generan Los Valentines cuando aún te sientas delante de las comedias románticas de media tarde para terminar con la sensación irracional de que algo mágico te puede pasar algún día sin darte cuenta que te ha pasado más veces de las que te mereces.

Sucede cada vez que te quedas dormida abrazada. Sucede cuando te das cuenta que te comportas de una manera natural y te dejas algo indefensa a su lado. Sucede cada vez que no puedes dejar de reclamar un beso. Sucede cada vez que tu mente te traiciona y sale de ti esa sonrisa secreta que usas sólo para mi.


When you are flying around and around the world / And I'm lying alonely / I know there's something sacred and free reserved / And received by me only (Semisonic. Secret Smile. 1998)


Pd melosa: Carta de Amor 2.0 a través de Spotify.
Pd2: feliz San Valentín.

3 comentarios:

Ramón Arbe dijo...

San Valentín me recuerda, a ese otro gran Santo, San Antolín…
Hombre pequeño de gran piti…(Esas fiestas de Plencia).

San Valentín no me dice nada.

Pero creo; que se algo sobre el Amor.

El amor como todo en la vida, es tiempo.
Lo único que tenemos.

Lo podemos medir como queramos.
Dinero, necesidades, deseos…
Todo se reduce a nuestro tiempo,
a que queremos dedicarlo.

Incluso cuando soñamos abrazados.
incluso cuando huimos del sueño,
cuando actuamos.

Porque tenemos poco tiempo,
Día día, en solo una vida, la nuestra.

Si tuviésemos más tiempo,
amaríamos más…
Todos los 14 de febrero.
Sin necesidad de San Valentones.

Ramón Arbe dijo...

Por cierto, no sabía que támbien eras aprendiz de poeta.

Que esperabas tanto una sonrisa.

Anónimo dijo...

para mi san valentin ,desde hace tiempo ,se ha convertido en el dia de la amistad .