Mal dia para buscar

12 de enero de 2013

Nadie es capaz de verse la espalda.

Cuentan que una de las cuchilladas con las que se suicidó Manuel Mota le atravesó completamente hasta dejar ensangrentada una mochila que llevaba a la espalda

También cuentan que el niño que fue atropellado por la cabalgata de reyes se escapó de la mano protectora de su madre para alcanzar un caramelo mal tirado.

Ambas son historias dramáticas y dolorosas, tremendamente injustas si se acepta la existencia de un Dios bondadoso. No lo son más que los dramas que acarreas con tu historia ni con los fatídicos acontecimientos que te va a deparar el futuro, que también estará salpicado de luces y de sonrisas, de orgasmos y de chistes. La buena noticia es que el cerebro humano, como un filtro osmótico de la verdad, tiende a quedarse con lo bueno. Se queda con lo que te recuerda su cuerpo encima del tuyo y con lo que te trae a la cabeza la noche en que llegasteis tarde y no podías parar de reir.

Toda la enorme consecución de titulares llenos de dramas y conversaciones llenas de victimismo pueblan los periódicos como las pirañas los ríos del norte de Africa, dejando a un lado la vida de verdad. Casi como si fuera el principio de indeterminación de Heisenberg es absolutamente imposible dar una lectura real de nada porque el instrumento de lectura altera las variables del entorno y la prensa siempre da una visión interesada de la verdad que ataca a la exclamación y al fatalismo. Mi psicólogo dice que "nadie ha sido nunca capaz de verse la espalda" y eso explica la capacidad mística que tenemos de dar consejos y no ser capaces de solucionar nuestros pequeños conflictos porque somos parte del problema. "La terapia"- me dice intentando que no la abandone- "es una manera de tratar de verte desde fuera para poder encontrar las soluciones más sencillas". Supongo que es una especie de navaja de Ockham, una obviedad muy dificil de llevar a cabo de manera contínua.

En realidad por cada suicidio hay cientos de golpes de amor a diario. Por cada niño injustamente muerto de manera accidental hay miles de noches de sexo. Por cada político corrupto hay toneladas de chistes y por cada día que no te puedes ver la espalda hay un amigo.

Claro que eso no es noticia ni te da un escalofrío que te recorra desde el cuello hasta donde empieza el culo. La espalda, dicen que se llama. La que no te ves.

Me compré un espejo y abandoné la terapia.

7 comentarios:

Ses dijo...

Hay que ser siempre positivos, eso está claro.

Jose Antonio Quirós Serna dijo...

Lúcido y brillante texto. Un tanto contradictorio, asimétrico, quizás, con aquello que escribiste del pasajero.

pesimistas existenciales dijo...

El oscuro pasajero (el de mariló) y tratar de verse desde fuera no son elementos contradictorios. El pasajero es esa vocecilla que te invita a ser malote o buen tipo, que te desconcierta y que, como un niño caprichoso, te lleva por sendas que quizá, si lo ves desde fuera, no tomarías.

El porno en primera persona (POV, para los pornografos) y el porno tradicional (en tercera persona) no dejan de ser porno. No son contradictorios.

Asimétricos quizá, pero eso dependerá de los actores.

Saludos.

Jose Antonio Quirós Serna dijo...

Escribir esto: "Dicen que el cuerpo es capaz de percibir eventos futuros sin pistas previas. Unos lo llaman intuición y algunos lo llaman quiromancia. Las mujeres lo llaman sexto sentido. Los ancianos experiencia. Los adolescentes no lo llaman, simplemente se dejan llevar.".

Y esto: "Que existe es algo de lo que no tengo duda, aunque eso sea una incoherencia en estos tiempos ultracientíficos.".

Y sin embargo, por otra parte, escribir esto otro: "La buena noticia es que el cerebro humano, como un filtro osmótico de la verdad, tiende a quedarse con lo bueno.".

O por ejemplo: "Casi como si fuera el principio de indeterminación de Heisenberg es absolutamente imposible dar una lectura real de nada porque el instrumento de lectura altera las variables del entorno y la prensa siempre da una visión interesada de la verdad que ataca a la exclamación y al fatalismo.".

Y esto último: "Supongo que es una especie de navaja de Ockham, una obviedad muy dificil de llevar a cabo de manera contínua.".


... a mi juicio creo que es opuesto, contradictorio. Simétrico, sin duda.

Citar por un sitio que, a pesar de la incongruencia, no tienes dudas de su existencia y por el otro a Heisenber o a Ockhanm... no sé... me parece opuesto, cuanto menos.


Saludos.

pesimistas existenciales dijo...

...que daño hace lo textual...

miralo así: verse desde fuera te permite aprender a controlar a tu oscuro pasajero.

ah, y gracias por leer con tantísimo detenimiento.

pesimistas existenciales dijo...

(A veces las cosas son como el gato de Schrondinger (lo he escrito mal, seguro). Se mete un gato y un cazo con veneno en una caja y se cierra la caja. Nadie puede saber si el gato se ha tomado el veneno o no por lo que las dos hipotesis (que el gato esté vivo y que esté muerto) son válidas a la vez)

Jose Antonio Quirós Serna dijo...

El agradecimiento es mutuo. Me gusta el estilo que tienes para escribir, aunque en ocasiones no apruebo o no coincido con el mensaje que transmites. No sé si esto será contradictorio como la dualidad el gato o como la asimetría entre la objetividad de Heisenberg y Ockham y la 'indudable' existencia del Joker.

No es fácil desligar lo textual de lo "no textual", más si cabe teniendo en cuenta que los píxeles de la pantalla no cambian en ningún momento. (Estoy de coña)


Un saludo.