Mal dia para buscar

18 de septiembre de 2012

Mitt Romney dixit

"Hay un 47% de las personas que votarán por el presidente pase lo que pase. Correcto, hay un 47% que están con él, que son dependientes de un gobierno, quienes creen que son víctimas, quienes creen que el gobierno tiene la responsabilidad de preocuparse por ellos, quienen creen que tienen derecho a la sanidad, a la comida, a lo que sea. Eso es un derecho. Y el gobierno debería dárselo. Y ellos votarán  por ese presidente pase lo que pase.

Quiero decir que el presidente parte con 48, 49.. con un gran número. Esos son los que no pagan impuestos. Un 47% de los americanos no pagan impuestos Por lo tanto nuestro mensaje de bajar los impuestos no conecta con ellos. Él va a estar por ahí hablando de recortes de impuestos para ricos, Quiero decir que que eso es lo que venden cada cuatro años. Y mi trabajo no es preocuparme de esa gente. Nunca les convenceré de que deben de tomar la responsabilidad personal de preocuparse por sus propias vidas. Tengo que convencer al 5% o 10%  de de las personas del centro de que son independientes, que son razonables ,a  que voten a un lado o al otro dependiendo en algunos casos de la emocion, incluso si les gusta el tipo o no."

Es curioso, después de estar todo el día dándole vueltas a las palabras de Romney, que las sociedades modernas se han dado cuenta que han creado una nueva clase, una clase dependiente de la bondad del sistema. Una clase que ha tomado todas esas leyes perfectamente diseñadas para hacer un mundo más justo y las han convertido en sus leyes esclavas con la premisa de que son derechos que el gobierno debe de regalarles por el mero hecho de respirar. Cuando las cosas iban bien a nadie le importaba que un buen grupo de socialdependientes caminaran por las calles y ahora les repudia. ¿Nadie vió como la burguesia decrecía en favorde todos esos votos cautivos de regalos con forma de subsidios?.

En realidad, como con casi todos los planteamientos a cara descubierta, una parte de mi se retuerce pensando que ha llamado vagos casi al 50% de los votantes y por otra parte conozco más de un caso que le da la razón y que se compone de demasiadas personas que creen que mientras están en el bar el gobierno, como si fuera el gran hermano, debe de encontrarles casa, trabajo, sueldo digno y alimento en perfecto estado. El problema es que ese planteamiento deja implícito que aunque los votos valen lo mismo, no deberían. Deja implícito que un votante se vende, igual que se vende un político o una furcia, por prevendas a cambio de su cuerpo, su integridad o su voto.

Pd: siento la traducción, es home-made. Desconozco lo que Santiago Carrillo (qepd) diría sabiamente sobre ello.

1 comentario:

Alfonso Soto Beobide dijo...

Pues estoy contigo. Nuestra sociedad , ala que llamamos occidental, se ha fraccionado en tres franjas: . La llamada capa superior , correspondiente a personas con grandes capacidades económicas, a las que los vaivenes de la economía apenas les influyen. La capa inferior compuesta por individuos que han profesionalizado su "modus vivendi" para obtener su sipervicencia de subvenciones y demás mecanismos.
Por último la capa centra. Aquella compuesta por los ciudadanos que con el fruto de su trabajo sostiene financieramente los servicios de estructura social de las que se benefician las tres capas.