Mal dia para buscar

22 de septiembre de 2013

Teoría destructiva de la evolución comercial

El sello discográfico BCore decidió que sus clientes fueran quienes pusieran el precio a los discos. Han descargado cerca de 12.000 y se han realizado 315 ingresos por un total de 577,48€. ¿Somos solidarios con la cultura? Por mis cojones.

También resulta que cuando Microsoft se compró Nokia como quien se compra un chal aparecieron dos docenas de nostálgicos soltando perlas sobre la dureza de aquel 3310 , alabando lo mucho que duraban las baterías y lo bien que funcionaban. Sin embargo si Nokia se murió es porque se dejó de consumir mundialmente a favor de los demás, como si nos escandalizáramos de tener las calles llenas de bazares chinos llenos de mugre que no ha pasado las inspecciones de sanidad pero que consumimos compulsivamente.

Ya no se mira la programación televisiva, simplemente te sientas delante de la tele a ver si dan algo que te interese lo más mínimo. Luego buscas en la última página del periódico que no has comprado y te escandaliza ver como la prensa se va muriendo y sólo quedan vivos los finos panfletos deportivos. En la madrugada de los domingos, después de la sobredosis de lesiones de rematadores a gol sin estudios contrastables (porque ese es un término que carece de importancia), hay gritos sobre el 4-4-2 y los deberes de los niños se hacen con una copia pirata del office 2013 porque parece que usar el libreoffice es de pobres o de perrolautas concienciados con el software libre.

Tampoco hay cortejo porque alguien nos enseñó la obligación de imponer un proyecto de vida cinemátográficamente perfecto donde no se pueden cometer errores ni tener miedos.

No hay cines porque los screeners hacen que no se vaya y se construyen campos de futbol porque están llenos. Sigue habiendo toros porque son ricos los toreros de la misma forma que los gobiernos son los que son (en los campos de las democracias) porque se les vota, aunque luego nos estemos quejando toda la legislatura.

Si algo tiene la modernidad es la posibilidad de ser un nostálgico molón. Hablar de que rebobinar las cintas de cassette con el bolígrafo bic era la quinta esencia de la chulería porque podías mirar al tendido mientras pasaban los anuncios que se habían colado entre una canción de los Clash y otra de Bowie. Internet permite poner a Mazinger Z entre las series favoritas y creer que si te compras un smartwatch y dices "Kitt, te necesito" se te pone el pelazo de Michael Night.
Pero una de las cosas que tiene la nostalgia es que si añoramos algo que hemos perdido quizá, solo quizá, es que en algún momento lo despreciamos o lo abandonamos como si las modas mataran a nuestros juguetes de la infancia, como si fuéramos los responsables de haber perdido a todas las novias. Volver a jugar al Scalextric no va a reflotar aquella empresa pero nos dió mucha pena cuando cerró, justo después de las navidades en las que los padres compraban la Nintendo Ds a sus hijos porque hay un cartucho que te vale para piratear los juegos.

Estoy convencido que si no se pudieran piratear los juegos de la Ds ya habría quebrado Nintendo. Si Canal+ no se hubiera podido ver por la cara sería un proyecto fallido. El jailbreak está completamente controlado por Apple. Windows Xp fue un exitazo porque la clave DKRBQ-... la teníamos todos y te ahorrabas diez mil pesetazas creyéndote un hacker.

Y estoy convencido que es un fenómeno global, que no se debe a una cultura mediterránea o a algún afán de copia derivado de la destructiva cultura comercial asiática. Se debe al mismo motivo por el que se nos cayó el pelo al dejar de ser monos y ponernos jerseys. Se debe a la misma razón por la que somos obesos ya que no hay que correr para comer (excepto si eres Usain Bolt). Si se puede conseguir algo gratis, se consigue aunque eso se lleve por delante lo que nos gustaba. Es teoría destructiva de la evolución comercial.

Se nos llena la bocaza con la honestidad y el comercio justo. con la defensa de los salarios dignos y de las infancias. Aún quedan discográficas, productos no falsificados, maneras de mantener la cultura y escuelas en ciudades del asia profunda. Dicen que, casi como un futuro posible, hay un luego en el que contaremos que había una cosa que eran tiendas de discos, cultura de pago, marcas oficiales, software legal, trabajo digno y que los niños iban al colegio en vez de hacer las nike que te calzas. En ese mismo luego, en Internet, habrá tiempo para la nostalgia o la hipocresía.

8 comentarios:

Angélica Fuentes dijo...

<Desde mi PC que aún pago, sin antivirus porque caducó el año pagado y con Internet desde mi teléfono que casi parece un asalto mensual tengo la posibilidad de leer a mi antojo todo lo ya gratuito en la Web y en cierta forma, creo, contribuyo a mantener un servicio. La hipocresía es una característica que no tolero y leer o escuchar a un ser humano que se expresa poseído bajo aquella cualidad me "empelota". Que hay que mantener esto, cuidar lo otro, promover aquello... acciones, y no solo discursos, es lo que falta -no hablo de quien escribe otorgándome el espacio para expresarme, sino de mi entorno que no se caracteriza por actuar lo que hablan-. Si hay que pagar hagámoslo, lamentablemente de esa forma se mantiene aquello de lo que disfrutamos. Eso que "todo tiempo pasado fue mejor" es el eslogan de aquellos que se convierten en solo usuarios abusivos de lo que otros construyen para nuestro beneficio.

Anónimo dijo...

Llevas muy mal lo del siglo XXI, pareces mi madre.

pesimistas existenciales dijo...

El siglo XXI lo llevo del copón de la coponera. Lo que llevo mal es la estupidez y la hipocresia. Más de un dia me despierto pensando que soy "el último gilipollas sobre la tierra", que sería un buen título para una serie de zombies donde el bueno termina perdiendo después de siete temporadas.
Sigo pensando que cuando algo es GRATIS tiene trampa, como la primera vez que te regalan el costo. Sigo pensando que el ser humano cae continuamente en los mismos trucos y que un troyano no deja de ser un poco de timo de tocomocho 2.0.
Y lo que suena a poco contemporáneo, eso de parecer tu madre, es apostar porque haya normas a cumplir como si fueran las reglas del juego. Desafortunadamente hay quien vive intentando engañar al árbitro y eso no le hace más listo ni a los demás más tontos, sino que quita las ganas de jugar.
Sobre todo cuando nos dejamos que la pelota la compren las compañías que nos estafan de la manera más fácil y luego nos quejamos de que antes se jugaba mejor o que era más divertido.
No se si me he explicado.

Angélica Fuentes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Angélica Fuentes dijo...

Iba a responder al comentario de "parecer la madre de alguien" pero te explicaste tan claramente que preferí borrar y cambiarlo por esta breve explicación.

Angélica Fuentes dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alberto Secades dijo...

El siglo XXI está a punto de acabarse.
Me alucina pensar que hoy, cuando he oído que Hope Sandoval (et al) sacan disco, les oiga de nuevo, después de tantos años.
Hala!!!
http://www.youtube.com/watch?v=dUPyqnn-eDg

Me retiraré en California.
http://www.youtube.com/watch?v=DUFiaYsufgA

PD - Cada vez entiendo mejor los motivos para elegir ese nick. Lo jodido es que no estuviera pillado.

Josep dijo...

Si el siglo XXI no te gusta, cambia de calendario: Judío, Islámico, Hindi, Ba'hai.... El siglo 2 o el 52, tu decides.