Mal dia para buscar

30 de mayo de 2013

Virales culturales (Fans de Rihanna)

Se me acerca un amigo, joven y glamuroso, para decirme que, entre todas las actividades de su fin de semana ha estado, casi como punto álgido y en una erección de satisfacción, en el concierto de Rihanna. "!Qué espectáculo!"- me dice. "!Qué manera de bailar!"- afirma como si no hubiera visto bailar a nadie jamás.

Yo sonrío por no llevarle la contraria y con el desconocimiento completo de la concepción de espectáculo disfrazado de culturilla musical que tienen las beyoncés, las rayanas, las gagas, las espears y toda la troupe similar. Reconozco que son las réplicas, casi como terremotos, de aquel fenómeno mundial que supuso ser Madonna.

En cierta ocasión un crítico musical afirmaba que las grandes estrellas son aquellas que han hecho algo, lo que sea, por primera vez. Ponía como ejemplo a Bowie porque, en realidad, fue quien inventó el glam y el fenómeno de fans adoradoras de alguien casi de otro planeta (Véase Starman). Ponía como ejemplo a Michael Jackson, a U2 (con reservas), a Madonna y, por supuesto a esos dos grandisimos que murieron el mismo año y a la misma edad como fueron Janis Joplin y Jimmy Hendrix.

En realidad la música, como cualquier otra actividad cultural, se compone de genios y de imitadores. Luego, como en la cartelería comercial, están aquellos que hacen negocio usando las técnicas que dan dinero.

Recuerdo una conversación con el mismo muchacho en el que, afirmando que la visita de RadioHead era un acontecimiento, tuve que explicar el motivo por el que resulta ser un grupo TAN grande. También he de reconocer que el hecho que Iron Maiden tocara el dia siguiente en el mismo lugar produce un fruncido de ceño apercibible de repulsa en ese riahnoso seguidor musical que no sabe diferenciar a AcDC de los maiden o a los Rolling de los Beatles.

Y es que muchas veces la incultura es la base del atrevimiento.

A mi no me ha gustado Prince, pero reconozco que es un genio. Maceo Parker es un semidíos pero nunca tendrá el éxito que se merece. Yo veo programas de televisión y consumo música que sé positivamente que es una bazofia. Eso sí: lo admito. Supongo que es un paso.

La verdad es que nos resistimos a admitir cosas que suelen ser obvias. "Soy viejo", "Mi novio es feo", "Telecinco es escoria", "Uso internet para ver pornografía". Por el contrario el 99% de los adolescentes que van a comprarse un ordenador con sus padres de la mano afirman que lo quieren para poder estudiar y después, cuando aparecen con cinco toolbars y cincuenta troyanos, tienes que quitar el utorrent y el ares de la secuencia de inicio, tienes que recordarle que badoo no es precisamente un lugar en el que preservar la virginidad y, aún así, siguen pidiendo que lo arregles con urgencia porque tienen exámenes. Más o menos como intentar defender que Rihana es un faro musical que todo lo guía.

Es curioso admitir que en estos tiempos de sobreinformación tenemos muchos más medios para poder llegar a conclusiones ciertas sobre cultura, política, educación y arte. Sin embargo ese hecho de que sea fácil nos ha convertido en fanáticos de los virales culturales haciéndonos olvidar, como se olvida un favor debido, cual es la verdad y la historia que llevamos a las espaldas. Se nos olvida donde está lo genuino y donde los imitadores comerciales del arte verdadero.

Y, aún así, no nos da la gana admitir la verdad.

Ni en música, ni en lo demás.

2 comentarios:

Jose Antonio Quirós Serna dijo...

"...Espectáculo disfrazado de culturilla musical. Fruncido de ceño apercibible de repulsa en ese riahnoso seguirdor musical. La incultura es la base del atrevimiento. Como intentar defender que Rihana es una faro musical que todo lo guía. No nos da la gana admitir la verdad ...".

Hay una frase de un famoso tenor que suelo utilizar en las conversaciones o debates sobre música. Y que me parece especialmente aleccionadora. Cuando la leí por primera me hizo "abrir un poco los ojos", amén de otras reflexiones que le había leído al respecto. Es de Pavarotti, y recomiendo encarecidamente leerla con pausa y lentitud, recreándose en las comas. Espero que cause en ti el mismo efecto.

Un saludo.

Quien saber hacer música la hace, quien sabe menos la enseña, quien sabe menos todavía la organiza, y quien no sabe la critica.

pesimistas existenciales dijo...

para eso ... tiene que ser musica. Mis dibujos en el pupitre no eran arte, eran garabatos.

Lo que hacía con el casiotone de mi amigo Mikel tampoco era musica: eran las bases rítmicas de la oreja de van gogh o cualquier cancion del sueño de morfeo. Y cuando digo palabras al azar no es una letra lírica aunque parezca una canción de Melendi.

Claro, que si los adoradores de lo comercialmente satánico que tiene eso que se disfraza de música admitieran que es un negocio y no es arte, no tendría nada en contra.

Puedo hacer el mismo post si alguien me dice que Sálvame es cultura televisiva o que Mercedes Milá se parece (hoy en dia) a un periodista.

Saludos.