Mal dia para buscar

19 de noviembre de 2012

Nacho Vidal: el inútil intrépido.

Nacho Vidal ha representado, durante años, el ideal del españolito medio: No ser muy listo, ni siquiera guapo, tener un enorme rabo y follarse a medio mundo. Aunque, claro está, si lo de follar es en sí mismo un trabajo más de uno se hubiera pedido una baja por estrés laboral porque ya se sabe que hay medicos que firman cualquier cosa y lo de someterse a una disciplina no es muy ibérico.

Así que, retorciendo el mito hasta límites prácticamente freak, cuando le han preguntado si blanqueaba dinero ha declarado su inocencia al grito de "No sé restar y multiplicar, cómo voy a blanquear" con lo cual la idiotez es un seguro eximente.

Hace unos dias mantenía una conversación sobre la naturaleza humana. Enfrente mío, en el rincón del poseedor del título, una mujer delgada me intentaba convencer que todos somos personas y que de todo el mundo se aprende algo. Me decía, como si fuera un dogma de fe, que todas, absolutamente todas las personas tienen algo que aportarnos y que no darnos cuenta de ello es andar ciegos por el mundo. En el otro rincón, como aspirante al título (y con calzón gris), yo mantenía que es un hecho empíricamente demostrable que hay tontos, que hay personas que han jugado a ser brokers, tecnócratas, políticos, informáticos o médicos sin saber de nada y que van por la vida dando lecciones de temas que desconocen porque, en realidad, de donde no hay no se puede sacar y las capacidades humanas son las que son por mucho que nos encante considerarnos iguales.

He de reconocer que ninguno, después del café, cambiamos nuestra opinión.

Sin embargo hace un momento ha entrado un cliente con el ordenador en la mano. "No arranca´-ha dicho. "Me dió un error y empecé a tocar cosas"-ha continuado. "He aprendido una cosa que me decía mi madre: sólo hay una cosa peor que un inútil: un inútil intrépido"- entonces me ha mirado sonriendo con la misma cara de Nacho cuando afirma que no sabe multiplicar.

Tenía tanta razón que le he descontado 30€ (pero ha de pagar algo por su error y mi trabajo, como es lógico). Luego me he acordado de Nacho Vidal, de otros inútiles que pueblan nuestro pais y me he apuntado mentalmente la frase para poder reclamar mi título.

Quizá ser un inútil empieza a dejar de ser una ventaja cuántica, por mucho que digan que el ser humano está perdiendo sus capacidades intelectuales.

1 comentario:

Anónimo dijo...

hay quien le saca partido a Nacho
http://reniegu.blogspot.es/1346408640/coincidencias-con-nacho-vidal/